La orientación sexual y la identidad de género son cuestiones complejas y el proceso de comprenderlas puede ser difícil y confuso para cualquier persona. El proceso de declararse como joven gay, lesbiana, bisexual o transgénero (GLBT) puede ser especialmente complicado y generar muchas preguntas.
Siendo un joven GLBT, estás a punto de convertirte en adulto, pero puede que aún no tengas los derechos de uno. La relación con tus padres, tutores o familia está cambiando. Te estás haciendo más independiente y ellos tienen que aceptar el hecho de que ya no eres su niño. Esto no es fácil para nadie.
Y de repente, algo en que no pensabas hace pocos años, puede parecer ser la cosa más importante del mundo: el sexo.
Si eres un adolescente GLBT, o si crees que lo eres, la situación se hace aún más difícil porque probablemente nadie te preparó para eso.
Durante tu niñez y adolescencia, puede que tus amigos y tu familia hayan bromeado contigo sobre chicas si eres hombre, o sobre chicos si eres mujer. A lo mejor hablaron de tener citas, enamorarse y casarse, pero probablemente nunca hablaron de cuando llegas a la madurez y te enamoras de otro hombre, o de casarte con una mujer igual a tí, o de cómo te sientes si tu sexo físico no corresponde a cómo te sientes por dentro. De hecho, es probable que hayas oído las palabras “gay,” “maricón” o “tortillera” usadas como insultos entre los miembros de tu familia o compañeros de clase, o que hayas presenciado o vivido una situación de acoso, basado en la orientación sexual o identidad de género.
La cultura popular aún se encuentra bajo el dominio de imágenes heterosexuales. La televisión, las películas y las revistas muestran, en su mayoría, imágenes de hombres y mujeres juntos. Gran parte de la música que oyes se trata sobre enamorarse de alguien del sexo opuesto. Si eres hombre, es probable que tus amigos hablen de mujeres, y si eres mujer, tus amigas hablan de hombres. Además, aunque muchas personas de tu edad parecen ajustarse perfectamente a las categorías de género esperadas, puede que tú no lo hagas o no quieras hacerlo.
Todo eso dificulta la situación porque no hay mucho con lo cual te puedas identificar si eres, o crees que eres, GLBT.
Este folleto se escribió para tratar de ayudarte, para contestar algunas de tus preguntas, sugerir algunos sitios web que puedes visitar, personas con quienes puedes hablar y ayudarte a entender los siguientes tres puntos:
Uno: No hay nada de malo con ser gay, lesbiana, bisexual o transgénero. Ser GLBT es tanto una variación humana como lo es ser zurdo. Tu orientación sexual e identidad de género sólo forman otra parte de tu ser.
Dos: Entender quién eres toma tiempo. Está bien si estás confundido. Está bien si no estás seguro de ser GLBT. Está bien tomar tiempo para averiguarlo.
No hay que tener prisa.
Tres: No estás solo. Ahora mismo hay decenas de miles de otros jóvenes que piensan que son GLBT, que se preguntan si son los únicos y que están intentando encontrar a alguien con quien hablar. Sin embargo, cientos de miles más ya han pasado por ese camino.
Una de esas personas u otra persona amable estará lista para ayudarte si llamas a cualquiera de los números o utilizas cualquiera de los recursos de internet incluidos en la lista al final de este folleto. Son personas con quien puedes hablar abiertamente, comparar apuntes y a las que puedes pedir consejos.
Las preguntas que otros jóvenes han tenido acerca de ser GLBT se incluyen en este folleto. Esperamos que te ayude a encontrar tus propias respuestas.

Download ‘Se Tu Mismo’
 

Originally posted 2011-01-28 13:34:04.